Danza de la alegría (detalle).
Paco Sánchez, 1996

‘El rincón caliente’

El rincón caliente, 1975
Félix Juan Bordes

Técnica mixta sobre lienzo
81,5 x 73,1 cm

Casa de Colón.
Cabildo de Gran Canaria.

Félix Juan Bordes Caballero (Las Palmas de Gran Canaria 1939 – 2020) 

Catedrático de arquitectura, grabador y pintor, Félix Juan Bordes comienza desde muy joven a interesarse por el dibujo, influenciado por la lectura de cómics. Durante sus estudios de bachillerato dará sus primeras clases de dibujo y pintura, con maestros como Cirilo Suárez o Mariano Laforet. En 1957, comienza su formación en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid.

Expone por primera vez en 1960, en El Museo Canario, obras de carácter expresionista. A partir de este momento, realiza múltiples exposiciones en el archipiélago canario, en la península y el extranjero: Francia, Italia, Grecia, Bélgica, Alemania, Turquía, Japón, China y Egipto. Durante estos viajes podrá ampliar sus estudios de pintura y arquitectura. En 1971, tras su viaje a Japón, se sentirá atraído por el grabado japonés, estilo que aplica en algunas de sus series. También se inicia en otras temáticas como la magia o el tarot. Su interés por el grabado se agudiza con la ayuda del artista Dimitri Papageorgiou. En 1973 será profesor en la Escuela Superior de Arquitectura de Las Palmas y con posterioridad, catedrático de la misma.

Su etapa surrealista dará comienzo a partir de 1974. Al año siguiente, participará en colectivas como el 50 aniversario del surrealismo en la galería Seiquer en Madrid. En la década de los ochenta sigue investigando en lo surrealista, cambiando el óleo por el acrílico de pinceladas amplias, continúa en sus obras dominando el color.

El pintor expone en multitud de lugares: El Museo Canario, Gabinete Literario, Galería Montparnasse de París, Galería Sen, Galería Conca 2, Galería Balos, Sala de Arte y Cultura de La Laguna, Ateneo de La Laguna, Galería Skira de Madrid, la Galería Seiquer, Galería Vegueta, Sala de arte La Regenta, Consorcio Casa África, en Las Palmas de Gran Canaria, colectivas con Feriarte en la Galería EEGGE de Madrid, Galería Magda Lázaro, en Santa Cruz de Tenerife, Feria de Arte Gráfico Contemporáneo Estampa, la Sala de Exposiciones CICCA, etc. Participó en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCO de Madrid en 1984 y 1986.

Es destacable su papel como docente y como fundador de diversas asociaciones y grupos en defensa y cuidado del patrimonio cultural y ambiental de Canarias. Funda, junto a otros artistas agrupados por Eduardo Westerdahl en 1980, la Asociación Canaria de Amigos del Arte Contemporáneo (A.C.A.A.C.) y, en 1989, el Grupo Atlántico de Diseño, Arquitectura, Planeamiento y Paisaje. Crea para la elaboración de su propia obra gráfica, el Taller de Grabado Arista en Las Palmas de Gran Canaria junto al artista Ricardo Montesdeoca. En el año 2003 la Sala de Arte La Recova y los Espacios Borges Salas realizan una retrospectiva del artista que abarca cuarenta años de producción pictórica, con el título Escenarios, apariencias y movimientos 1963. Con motivo de la visita real de Sus Majestades Los Reyes de España al Museo y Parque Arqueológico de La Cueva Pintada, en Gáldar, el Cabildo de Gran Canaria encargará al artista la creación de un grabado monotipo inspirado en los motivos aborígenes del museo como obsequio para los monarcas.

Desde 2004, se dedicará, íntegramente, a la actividad profesional en la arquitectura, planeamiento y ordenación del paisaje y a su actividad artística como pintor y grabador. En el año 2010 ingresa, como Académico Numerario, en la Real Academia Canaria de Bellas Artes de San Miguel Arcángel. Vicepresidente de la Agrupación Islas Canarias de Artistas Audiovisuales (AICAV), luchó a través de este grupo contra las restricciones aduaneras que aíslan a los artistas de nuestro archipiélago.

Félix Juan fallece en el año 2020 víctima de la COVID-19. Su obra está presente en diversas instituciones y colecciones privadas como el Colegio de Arquitectos de Canarias, Centro de Arte La Regenta, Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM), Cabildo de Gran Canaria, Gobierno de Canarias, Biblioteca Nacional de Madrid, Atelier Larsen, así como en colecciones privadas de Canarias, Madrid, Caracas, París, o Suráfrica.

Obra

La intensidad creativa de Bordes se refleja en todos y cada uno de los periodos de experimentación de sus obras. El primero es aquel del aprendizaje, donde aparece la figura humana muy centrada, muy realista. Una segunda etapa, más expresionista, en la que surgen las figuras y trabajos con resinas sobre acrílicos. Félix Juan Bordes comienza su etapa surrealista a partir de 1974. Con influencias de su etapa anterior y con nuevas visiones tras un viaje a América del Sur, sus obras se caracterizan por el uso de una paleta variada y brillante.

La técnica mixta que emplea se nutre de spray, vinilos, arena, tierra y acrílico. Denominada también como El rincón caliente, título que denota calidez y sensualidad. La pieza pertenece a la serie Recorridos y sendas, enmarcada en sus trabajos metafísicos de los años setenta, una etapa en la que su pintura encuentra movimientos en universos oníricos, intangibles, sin duda esta obra es un claro ejemplo de su estilo. A través de finas líneas, configura extraños personajes en un universo surrealista con influencias de Matta, Gorky o El Bosco: un variado mundo onírico de figuras humanoides, objetos voladores, insectos, figuras geométricas que fluyen sobre el lienzo en un movimiento constante, parecen fundirse con el fondo, mientras los intensos colores se diluyen en suaves veladuras.

Este ciclo se solapa con el trabajo al aguafuerte que trabajaría más tarde. En la década de los ochenta sigue investigando en esta línea, deja atrás el óleo y se centra en el uso del acrílico, con pinceladas más amplias, dejándose dominar por el color.

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.