Danza de la alegría (detalle).
Paco Sánchez, 1996

Pintadera rectangular de celdillas

Las aguacateras

Cerámica
3 × 12 × 3,8 cm

Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada.
Cabildo de Gran Canaria.

.

PINTADERAS

Las pintaderas son uno de los elementos más singulares de la cultura prehispánica de Gran Canaria. Realizadas en barro cocido, poseen un apéndice que culmina en una superficie plana con forma geométrica, decorada a su vez con motivos geométricos de muy diversa tipología (círculos, triángulos, líneas quebradas, ángulos superpuestos). Las técnicas empleadas para su elaboración son la incisión, la impresión y la escisión.

En llamativo contraste con el naturalismo figurativo de los idolillos prehispánicos de tierra cocida, la geometría rígida y recurrente de las pinturas de la Cueva Pintada remite a un universo estético y simbólico diferente que, de manera significativa, también encontramos en otros objetos prehispánicos: las pintaderas, las cerámicas pintadas… Los omnipresentes triángulos, los dameros, los círculos concéntricos, los ángulos encajados, nos hablan de un mundo de formas y colores coherente y socialmente significativo, cuya opacidad y hermetismo nos interpela y desarma. A pesar de la incapacidad para desentrañar el significado último de estos motivos codificados, posiblemente estemos ante narraciones e historias relacionadas con los usos sociales de la memoria.

No se ha podido determinar aún con exactitud qué finalidad tenían, pero todo apunta a pensar que detrás de su más que probable vinculación con la decoración corporal, se esconde, en realidad, su carácter de marcas de identidad de grupo o linaje.

Enlace al Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada: http://www.cuevapintada.com/inicio

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.